TOXINA BOTULÍNICA

En la actualidad, la toxina botulínica es parte importante en los tratamientos médico-estéticos de la cara. En general, se acepta que la ritidectomía (cirugía que elimina las arrugas de la cara) no actúa sobre las líneas, arrugas y textura cutáneas, sino sobre la flacidez y la pérdida de firmeza muscular y del tejido graso.

La piel es la parte de la anatomía de nuestro organismo más expuesta al sol y eso influye negativamente en el envejecimiento de la cara. El tabaquismo, la disminución de la grasa debajo de la piel y la gravedad son otros factores perjudiciales que aceleran el envejecimiento.

 

La inyección de toxina botulínica tiene por finalidad producir una inmovilización de los músculos productores de las principales arrugas de la cara. La aplicación más frecuente es en el tercio superior de la cara, o sea la frente, el entrecejo y las patas de gallo (arrugas dinámicas). Hoy en día, también es posible aplicar de forma peribucal en el tercio superior de la nariz, en el cuello, etc.

La aplicación de toxina botulínica se realiza en el consultorio, de manera rápida y sencilla. Se utilizan cremas y/o aplicación de hielo local para anestesiar el área a tratar y el paciente puede retomar rápidamente su actividad diaria.

El tratamiento puede realizarse varias veces, en promedio los efectos de cada aplicación cuenta con una duración de 4 a 6 meses, dependiendo de caso particular.

 

Image courtesy of marcolm at FreeDigitalPhotos.net

Para tener en cuenta:

  • Es un medicamento que debe ser manejado y aplicado por médicos especialistas.

  • Es de muy bajo riesgo debido a que se inyectan microdosis reguladas, estandarizadas y comprobadas científicamente.

  • Su efecto comienza al tercer día de la aplicación y dura aproximadamente 6 meses.

  • Se realiza en el consultorio.

  • Retorno inmediato a la actividad laboral y diaria.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿A qué edad puede aplicarse la toxina botulínica?

No hay límite de edad para comenzar con el tratamiento. Sin embargo, se recomienda comenzar la aplicación a partir de los 30 años aproximadamente y antes de la aparición de arrugas.

 

¿En qué casos no debo aplicarlo?

Aunque la administración de la toxina botulínica es un procedimiento bien tolerado, no debe inyectarse en determinadas circunstancias o enfermedades: enfermedades neuromusculares o infecciosas de la piel (impétigo), hipersensibilidad a la albúmina o proteína del huevo y/o durante el embarazo y lactancia.

¿La aplicación, me hace desaparecer las arrugas?

No, la toxina botulínica no es un relleno de la arruga. Logra controlar las arrugas dinámicas (producidas por los músculos), no las estáticas (arrugas que se ven con el rostro en reposo). Podés leer más al respecto en Rellenos faciales.

¿Reemplaza al lifting de la cara?

No, hoy en día las técnicas son complementarias. El lifting tiene como finalidad reacomodar los tejidos blandos que han perdido fuerza y se han caído. 

 

Todos los derechos reservados. © 2020 Dr. Federico Urquiola.

  • Instagram
  • Facebook